lunes, 15 de agosto de 2011

Libro revela cómo Lady Gaga rompió con su pasado para lograr la conquista del mundo

Stefani Germanotta se transforma en una presencia cada vez más difuminada en la actual personalidad de la estrella, una mujer ambiciosa y planificada, que la periodista Maureen Callahan describe en "Poker Face". La biografía ya está en Chile.




"Lady Gaga, desconocida hace dieciocho meses y, ahora, a los veinicuatro años, la estrella más grande del mundo". Así de simple y vertiginosa fue la trayectoria de una de las cantantes más avasalladoras de los tiempos modernos, gracias a una mezcla integral de éxitos, penetración en red y conceptualización de un personaje.

Esa fotografía del momento de Gaga, con sus causas y orígenes, fue la que en 2010 capturó la atención de la destacada periodista Maureen Callahan —postulada al Pulitzer por el medio en que trabaja, el prestigioso "New York Post"—, hasta el punto de tener que indagar qué había tras este inusual fenómeno, el primero de estas características en la era digital, y del que poco y nada se sabía.

Nace así "Poker Face", la primera biografía sobre la cantante, obviamente no autorizada, y que se anota como un hito más en la imparable carrera de la norteamericana hacia el sitial de nuevo icono de la cultura pop contemporánea.

El volumen acaba de llegar a Chile (Ediciones B, $8.000), y ofrece un recorrido por la vida y los mitos que rodean a la artista. Porque si hay algo que el libro busca dejar en claro, es que su trayectoria está llena de mitos, muchos de ellos generados en su entorno, pero otros impulsados de forma calculada por la propia cantante.

Es que, aunque muchos se olviden, Lady Gaga es un personaje, tras el cual se esconde una mujer llamada Stefani Germanotta. Sin embargo, "Poker face" revela cómo la construcción de la estrella ha implicado una cada vez más radical ruptura con la mujer de la que emergió, hasta el punto de alterar o desconocer la verdadera historia.

Porque mientras Gaga habla de lo desadaptada que era en el colegio, Callahan consigue pruebas y testimonios acerca de una chica acomodada que vivía como tal; mientras la estrella luce lejana e inalcanzable, la autora la muestra como una mujer aún sensible, que teme a la soledad.

Ésos son los momentos en que Germanotta puja por emerger, en que recuerda que aún existe tras los extravagantes trajes de la ambiciosa Lady Gaga, quien ha sorteado con éxito los desafíos que se impuso cuando decidió que lo suyo sería nada menos que la conquista del mundo.

Pero en medio de ese recorrido, hay algo que la autora no olvida, y para lo cual también entrega testimonios: Más allá de la ambición, de los proyectos, y de las contadas historias que hoy ofrece una biografía tan resguardada como la de la cantante, nada de esto hubiera sido posible sin los dotes, el talento y el brillo de una verdadera artista, como es Germanotta. O Lady Gaga. O ambas.
 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario